Feeds:
Entradas
Comentarios

-LAS TELEVISIONES PÚBLICAS SE ADAPTAN A LA WEB 2.0-

Desde hace un tiempo la televisión ha sufrido varios cambios (de la televisión analógica a la digital: TDT y con esto la existencia de varios canales de una misma cadena como “Clan TVE”, “24 h. TVE”, la supresión de publicidad en la cadena pública TVE, etc.), por lo que se podría decir que los servicios públicos de televisión dentro del ámbito de la comunicación son en la actualidad un tema relevante de reflexión, pero no como un asunto que sólo interesa a los profesionales de la comunicación ni a los administradores de las cadenas no comerciales, sino que por su relevancia social, política y cultural debería involucrar a toda la sociedad.      

Las cadenas públicas autonómicas que generalmente son financiadas por Estamentos Públicos, suelen ser poco neutrales en la información que transmiten y no garantizan imparcialidad e independencia respecto a la ideología del gobierno vigente en esos momentos y que por desgracia esa ideología se suele reflejar en las noticias (éstas son algunas de las disfunciones que desajustan la situación de la sociedad). Como cadenas públicas que son deberían cumplir la función principal de proporcionar a la sociedad información (lo más neutral posible), cultura (transmitiendo valores), entretenimiento (una de las funciones que añade C. R. Wright) y educación buscando satisfacer necesidades de mayorías y minorías (con todo esto también se estaría cumpliendo una de las funciones básicas de Lasswell, correlación, ya que hay una comunicación entre diferentes partes de la sociedad, habiendo también respuestas al entorno social); también dar importancia a la pluralidad y la diversidad de los contenidos de la programación de estas cadenas como condiciones indispensable del servicio público, ya que deberían luchar por ser un servicio de calidad, innovador, cuidando y mejorarando su imagen, a diferencia de las cadenas comerciales que no lo pueden ofrecer, debido a que están presionadas por las empresas privadas propietarias de éstas que sobre todo persiguen objetivos económicos vinculados a las audiencias y en las que prima el sensacionalismo. Pero con la comunicación de carácter comercial no es suficiente para cubrir las necesidades de información y entretenimiento o para representar los intereses de las sociedades actuales. Por lo que un verdadero sistema de comunicación democrático requiere de una pluralidad de “servicios” que se han capaces de representar las distintas opiniones de los ciudadanos, los gustos de sociedades complejas como también políticamente plurales, es decir, que rotundamente es necesaria la existencia de servicios públicos de televisión, además se debe dar la oportunidad a los ciudadanos de elegir lo que quieren ver, pero para que estos servicios públicos no desaparezcan, deberán sustentar el debate público y la cohesión social; también deberían llevar a cabo los cambios necesarios para constituirse en una opción competitiva en el nuevo marco global de la comunicación en la era digital, esto significa entre otras cosas que deben (y muchas de las cadenas públicas ya lo están haciendo como por ejemplo TVE) adaptarse, afrontar el nuevo entorno en el que hay una difusión másiva de productos audiovisuales, consiguiendo así acercarse más a los ciudadanos, ya que muchos de éstos ven cada vez menos la televisión para informarse de las noticias y utilizan mucho más las herramientas que le ofrece la Web 2.0 que a diferencia de la web 1.0 entendida como un espacio de almacenamiento de información, la 2.0 se constituye como un espacio de interacción pública. Con todo esto, muchas de las cadenas públicas se han aprovechado de las “herramientas” que les brinda la Web 2.0, por ejemplo la cadena TVE  además de tener página web donde ofrece múltiples servicios como “TVE a la carta” donde están colgados los capitulos de series y programas que el espectador puede ver cuando quiera; también tiene perfil en la red social Facebook, y está presente en Twitter donde publican noticias diarias, etc. también podemos ver en Youtube muchos videos de noticias o series de entretenimiento de esta cadena, al igual que RTVE tiene blogs en los que se comentan diversos temas. En resumen, generalmente las cadenas de televisión están ganando peso e importancia en la Red, lo hacen de dos maneras distintas; de manera espontánea, es decir, videos subidos por usuarios, y en otras ocasiones de forma voluntaria: a través de acuerdos con Youtube.

Todo esto sin duda es una oportunidad única para otorgar un mayor protagonismo a los ciudadanos, impulsando su participación en la sociedad. Las cadenas públicas deben de ser conscientes que este nuevo entorno de la Web 2.0, de la era digital en el que se están empezando a mover, avanza muy rápido y que este es su posible próximo futuro, por lo que deben afrontar este nuevo entorno transformando y adaptando sus servicios a las necesidades específicas del ciudadano; como deciamos antes el objetivo que se persigue con la aplicación de la televisión pública en las múltiples aplicaciones de la Web 2.0 es una colaboración activa de los ciudadanos que comparten información, conocimientos, experiencias, sugerencias o quejas, etc. Por último, retomando la pregunta que se nos plantea, decir que una de las razones más importantes de la existencia de los servicios públicos de TV es la permanencia de cadenas (como las públicas) que a diferencia de las cadenas comerciales, tienen una responsabilidad social y cultural con la sociedad y que siguen luchando por una televisión de calidad.

Núria Molins

Anuncios

-CAMPAÑA DE LA IGLESIA CONTRA EL ABORTO ADAPTADA A LAS REDES SOCIALES-

Antes de intentar contestar a la pregunta que se nos plantea: ¿qué papel juegan los medios de comunicación en la reproducción simbólica de violencia o de represión frente a determinadas formas de cultura? y de elegir algunos de los conceptos de la teoría crítica que nos servirán para realizar el análisis, vamos a hablar de esta teoría (el origen de ésta está en la Escuela de Frankfurt); las escuelas del pensamiento crítico analizan las consecuencias de que los mass media estén al servicio de las instituciones y de las estructuras de poder, en esta línea, es probable que el contenido de los mensajes se encuentre al servicio de quienes poseen el poder político y económico.

A continuación,  a través del ejemplo intentaremos tal y como refleja la Teoría Crítica, indagar para sacar a la luz lo que a la sociedad se le escapa. La teoría Crítica trata de exponer la relación que tienen los medios de comunicación y la sociedad de masas y se basa en la idea de que cualquier tema puede analizarse desde la base de que el conflicto está en la sociedad, por tanto, el aborto por ejemplo desde el punto de vista de esta teoría es un problema, un conflicto social; respecto al aborto hay distintas posturas, unas a favor y otras en contra, pongámonos en la postura de la Iglesia (institución que sigue teniendo poder e influencia en la sociedad actual pero no tanta como antes), mostraba recientemente en una campaña de comunicación bajo el eslogan: “¡Es mi vida!… Está en tus manos” y en la que se ve a un bebé sujetado por dos manos, una de hombre y otra de mujer; su radical oposición a la nueva ley del aborto aprobada por el gobierno, que califica de dramáticamente injusta. Esto demuestra que la Iglesia también utiliza a los medios de comunicación para transmitir sus mensajes y hacer llegar su opinión a ciertos colectivos (a través de carteles, vallas publicitarias y  redes sociales) de alguna manera intentan manipular y controlar la opinión de un país en el que el aborto es un asunto de máxima relevancia social y en el que se ve implicada la conciencia moral, ética y social de las personas; en esta campaña podemos ver como se ha querido jugar con los sentimientos de las personas, pero la campaña no refleja la situación en la que se ha podido encontrar una mujer para decidir abortar. Los medios de comunicación reproducen la violencia simbólica presente en la sociedad, ya que son una herramienta de poder y dominación cultural (las mujeres embarazadas tienen que actuar de la forma más correcta para la Iglesia), manipulando así de alguna manera los mecanismos democráticos, es decir, impidiendo que la mujer decida por si misma y de acuerdo a su voluntad.

Hay que destacar que este año la Iglesia también ha querido adaptar la campaña a las redes sociales (medio a través del cual es muy fácil llegar a los jóvenes y que ejerce cierta dominación sobre ellos), con el fin de poder acercarse a los jóvenes (un colectivo de la sociedad que cada vez mantiene relaciones sexuales a una edad más temprana y donde se da más porcentajes de abortos) y así influenciar en la decisión de las adolescentes. La mejor manera de hacerlo era recurrir a las herramientas más utilizadas por los jóvenes, es decir, aprovecharse de un fenómeno como son las redes sociales, la mayoría de ellos tienen un perfil en al menos una red social, por lo que decidieron crear una página Web: esuntuenti.com que se puede consultar en Google y en algunas redes sociales como Facebook, Twitter, etc. en esta adaptación de la campaña se insiste en una idea “un tú único e irrepetible”, con esto al igual que en el eslogan de las vallas publicitarias, pretenden tocar la fibra sensible, y de alguna manera hacer desistir de la idea de abortar, ya que cuándo lo haces no hay marcha atrás. Elegir estar presentes también en las redes sociales supone tener poder en la llamada “industria cultural” en la que podemos entender a las redes sociales como un producto cultural que muchos de los jóvenes “consumen” y este producto como muchos otros, se ha creado de manera masiva consiguiendo así que todo el mundo esté conectado y si nos fijamos todas las redes sociales tienen los mismos elementos, pero lo importante es que cuanto a más gente le guste, más fácil será que lo “consuman” (serialización + estandarización). La “industria cultural” de la que hablamos se ha convertido en una herramienta del capitalismo y de la sociedad de consumo, que trata de imponernos unos gustos.

Para finalizar, decir que los medios de comunicación representan un papel esencial en la sociedad, ya que intervienen en el control del poder en la cultura, es como si los medios de comunicación se adueñaran del mundo cultural, como dice Herbert Marcuse “los mass media constituyen la mediación entre los amos y sus seguidores”, es lo que de alguna manera la Iglesia hace en la presentación de su campaña contra el aborto. Vivimos en esa nueva industria que nos está amoldando a un cliché único y en la que somos el producto de un proceso de manipulación y control sistemático (hombre unidimensional).

Núria Molins

La televisión pública ha de ser la garantía de un sistema de comunicación e información para todos, si bien en la década de los 80 se exigía una pluralidad de canales para acabar con el monopolio de TVE, hoy en día se exigen unos servicios públicos que legitimen dicha televisión.

Pero en ese caso, ¿cuáles deberían ser las funciones a cumplir por una televisión pública? Debería contar con los servicios sociales básicos –sociales, políticos, económicos y culturales- para poder justificar su existencia frente a la televisión privada, unos contenidos dirigidos a un público general y que cultive todos los géneros antes citados. Siempre y cuando esté presente la calidad, información realizada por profesionales de forma objetiva e independiente. A pesar de ello, no ha dejado nunca del todo de caer en su principal disfunción: convertir a la lógica comercial entre uno de sus actos, hecho que tendría que aprovechar para diferenciarse de las cadenas privadas, garantizando una información de interés social y no sólo información que se base en intereses comerciales.

Por el contrario, ¿qué hace la televisión privada? Ésta es un claro ejemplo de violencia simbólica ejercida por intereses económicos. Tras de cada programación, de cada formato y de la publicidad emitida, existen empresas y agencias que pretenden influir en el pensamiento de la sociedad con el fin último de hacer dinero. No tienen como principal objetivo la garantía del acceso para todos o la producción de información socialmente necesaria –que no digo que no estén, pero en otro orden- en los que se debería  basar una televisión pública.

Como se puede observar, a lo largo de esta reflexión y en cuanto a televisión pública he utilizado condicionales  como “debería” ya que considero que losservicios sociales que actualmente ofrece la televisión pública no son suficientes para legitimar la justificación de su existencia en un futuro, porque con el simple hecho de colocar determinada programación en según qué horas como ocurre con todas las cadenas, ya se está incluyendo una violencia simbólica hacia la sociedad. Si no fuera así, un instrumento del Estado que no se está dispuesto a rechazar gracias a su poder de influencia social, ¿por qué todavía sigue emitiéndose y no se ha permitido su fusión o compra?

Es por ello, que actualmente, con el auge de las nuevas tecnologías, la Web 2.0 gana terreno en detrimento de la televisión pública. Si como ya he dicho, el servicio público universal del acceso a la información es uno de sus principales pilares, con el nacimiento de la Web 2.0, con un Internet mediante el cual a través de páginas webs y blogs se puede compartir conocimiento, la televisión pública se queda con un espacio restringido. Antes, Internet era un medio lineal como ahora lo es la televisión, en el que únicamente se podía informar, pero gracias a esta Web 2.0 la globalización del conocimiento se ha hecho posible, el usuario puede participar, es él mismo quien puede exponer información e interactuar, se siente más importante en el proceso de comunicación.

Concluyendo, la televisión pública no garantiza suficientes servicios sociales como para justificar su existencia en un futuro, es un renovarse o morir. Tanto en el plano de las cadenas privadas como en el de la Web 2.0, de la que podría aprovecharse –y de hecho, ya lo hace- para vincularse, compartir información y dejar interactuar a los usuarios, la televisión pública tiene que aceptar que ya no asume el papel dominante como en su época lo hizo.

Nora García.

Según la legislación,  los servicios públicos de la televisión deben procurar la formación, la información plural y objetiva y el entretenimiento de calidad de la audiencia, así como también, deben ser servicios capaces de garantizar la formación libre de la opinión pública. Todos ellos son servicios esenciales de los que la televisión pública  no debe de carecer, y mucho menos en una democracia, en donde estos servicios son una exigencia constitucional.

Si se profundiza en el tema, podemos darnos cuenta que la responsabilidad social corporativa está estrechamente vinculada con los servicios públicos, ya que tiene que ver con el bien social. De esta forma, deducimos que las televisiones públicas comprenden su compromiso para con la sociedad y su deber de no transmitir informaciones retocadas.

Tanto es así que debemos entender que estos servicios están por y para la sociedad únicamente, ya que, como se ha dicho, se supone que éstos  nos aseguran las posibilidades de comunicación a toda la sociedad y, también, la oportunidad de informarse sin ser manipulado, y de formar opinión. En otras palabras, sus funciones, como elemento que sirve a la sociedad, serían: el ocio y el desarrollo cultural. 

Pero ¿de verdad esto es así? Yo creo que no. Si nos fijamos en el caso español, los servicios públicos de la televisión no se asemejan exactamente en lo dicho. Según el profesor González Encinar: “es en el grado de dependencia del Poder político, en su organización y en el modo de financiarse donde nuestra televisión pública muestra mayores diferencias con las del entorno europeo” en fin, es inconstitucional, no se respeta la naturaleza de lo que son los servicios públicos y lo que ellos significan, por tanto, se violan  los principios de la democracia ¿por qué? Porque al Estado no le conviene, no le interesa que sepamos la realidad de las cosas. Manipulan la información, nos distraen con telebasura… es una forma de no alterar a las masas, o de llamar su atención o preocupación en otras cosas. Un ejemplo muy curioso es la actual situación de crisis ¿no os parece extraño, que con ella, con los miles de desempleados que se sabe que hay, no salgan en las noticias las manifestaciones (que de seguro hay) de los sindicatos? No sé a vosotros, pero para mí, esconden información, porque claro, al Estado no le interesa que las masas se enteren de las manifestaciones, sino ¿qué pasaría? El país se revolucionaría. Otro ejemplo clarísimo sería lo que pasó con TVE  en la final de la copa del rey. Si recordáis, en un primer momento cuando llegaron los reyes al estadio ¿qué pasó? Muchísima gente los abucheó, ello está grabado, y ¿qué fue lo que hizo TVE? Ocultaron los abucheos con el himno de España ¿por qué? Porque como ya he dicho, al Estado no le interesa que existan semejantes archivos (aunque, a pesar de ellos las televisiones privadas y demás canales de radio si lo emitieran).

Aquí podéis hacer la comparación de la llegada de los reyes:

Con todo lo comentado, no quiero decir que siempre manipulen la información que nos transmiten, no, ello sólo lo hacen con la que pueda afectar al Estado. Lamentablemente, los servicios de nuestra actual televisión pública no se ciñen a los principios de lo público y de la democracia, en realidad, según la teoría crítica, en la televisión pública española se está dando una reproducción de la represión de la información a la sociedad y lo que hacen es utilizar la televisión pública como una herramienta para mantener el poder y la dominación cultural. 

Una teoría personal es que, en relación con el tema del blog, si nos damos cuenta la web 2.0 (y en ello iría de pleno Youtube) es que podría llegar a convertirse en un auténtico problema para el Estado, porque las cosas que han sido grabadas y emitidas por televisión solamente una vez (y vamos que sabemos que basta con sólo esa vez) y que sean archivos de los que el estado no quiera que sepamos, pueden ser archivos descargados, grabados, subidos nuevamente a la web en poco tiempo. Sabemos que con Internet y las redes sociales la información es más libre, pero con esto… ¿hasta cuándo será?

Lesly Olivos Quichiz.

“Esa violencia que arranca sumisiones que ni siquiera se perciben como tales apoyándose en unas «expectativas colectivas», en unas creencias socialmente inculcadas”- así es como Bordieu nos realiza una aproximación a la noción de violencia simbólica.

Pero, ¿cuál es el modo en que las redes sociales reproducen la violencia simbólica que se da en la sociedad? Éstas son un fenómeno reciente de la web 2.0, usadas principalmente por jóvenes, son productos de la industria cultural y a su vez del capitalismo y de la sociedad de consumo, asentadas sobre el conflicto social predominante de nuestra sociedad. En ellas, ciertos sectores se enriquecen en detrimento de otros para adquirir poder y apostar por la dominación cultural.

Vemos muchos ejemplos de empresas que insertan publicidad y organizan eventos en las redes sociales para atraer a los usuarios, es la capacidad de “hacer creer” que éstos últimos tienen autoridad legítima aunque no sea así, dejando entrever de esa forma la violencia simbólica que están ejerciendo. Violencia que nada tiene que ver con la coacción física, sino con el modo en que los dominados, en este caso los jóvenes, aceptan sin más su propia condición de dominación, gracias a ese consenso, están aceptando ciertos roles sociales casi inconscientemente.

Es de esta forma, cómo los jóvenes aceptan formar parte de redes sociales en las que se transmitirá aquella información y se mostrará aquella publicidad que crean más acorde con sus intereses y con la ideología dominante del sistema. Primero fue Fotolog, ahora Tuenti y Facebook, también se apuesta por Twitter y es que vamos cambiando y haciendo uso de lo que está más de “moda”, de lo que se “lleva” y de lo que hacen nuestros amigos, acabando así por consumir el mismo tipo de cosas.

Recientemente, una red social nos sorprendía con una noticia bastante relevante que se titulaba así: Tuenti retira la campaña de la Iglesia contra el aborto”. La Conferencia Episcopal, al igual que si fuera otra empresa, ha decidido usar una campaña publicitaria a través de las redes sociales para llegar a los jóvenes y publicitar su radical oposición a la Ley del Aborto que entrará en vigor el próximo 5 de Julio bajo el eslogan “es un tú en ti”. Finalmente la red social ha decidido retirar la campaña alegando que no se sentían cómodos con el uso que hacían de su marca. Aquí dejo el enlace de la noticia al completo para más información publicada por el periódico El País: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Tuenti/retira/campana/Iglesia/aborto/elpepusoc/20100322elpepusoc_7/Tes

Esta acción publicitaria enfocada directamente a los jóvenes es la que mejor ejemplifica la reproducción de la violencia simbólica que hacen los medios de comunicación, quienes suponen la mejor forma para la persuasión. Son la perfecta herramienta para la manipulación y la imposición de ciertos valores, siendo además una correa de transmisión del conflicto que subyace en la sociedad, del interés por parte de los sujetos dominantes, tanto económico como cultural, sobre los sujetos dominados.

Nora García.

-EL PAPEL SOCIAL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS-

Antes de analizar el papel que juegan los medios de comunicación de masas en la sociedad actual a partir de los conceptos aportados por la teoría funcionalista, definiremos que es. Es una teoría de base social que no sólo se limita a analizar los efectos sino también la función global de los medios en la sociedad, y las funciones que permiten que el sistema social permanezca estable. A continuación, en la noticia elegida aplicaremos los conceptos al análisis y sobre todo comentaremos que función o disfunción provocan los medios de comunicación en la sociedad. En resumen, la teoría funcionalista aplicada a los mass media trata de abordar el problema de los media desde el punto de vista de la sociedad, pero este análisis funcionalista abandona, deja a un lado la idea de “el mensaje tiene una intención” y va más allá, es decir, se centra en las consecuencias que ese mensaje puede producir en la sociedad, el desajuste que puede causar.

La noticia es sobre una adolescente de 15 años que fue presuntamente violada por un hombre de 33 años (vecino de Chiclana de la Frontera –Cádiz-) y cuya identidad se corresponde con las iniciales J.T.E, el individuo conoció a su víctima a través de una de las redes sociales más populares entre los adolescentes, Tuenti. Tras varios contactos, por medio de Tuenti y el correo electrónico, el individuo logró ganarse su confianza, consiguiendo información sobre la vida privada de la menor. El presunto agresor utilizó esta información para chantajear a la víctima y así conseguir una cita. Estos hechos tuvieron lugar el 2 de noviembre de 2009, cuando la menor denunció lo sucedido, se llevo a cabo la investigación policial. Los medios de comunicación, hicieron eco de esta noticia a principios de Febrero de 2010 (después de que el sospechoso fuera arrestado). Tanto las distintas cadenas de TV como la prensa, informaron a la sociedad de estos sucesos (su función principal), pero decir que informaron de forma objetiva no sería completamente correcto, ya que la objetividad a la que nos referimos está impuesta por la sociedad, es la que se ha construido en la sociedad, pero si que diríamos que se ha informado con cautela, siempre de forma discreta, ya que se trata de un tema delicado en el que hay una menor implicada. Haciendo referencia a las funciones básicas de los medios establecidas por Lasswell, podemos decir que los medios de comunicación han cumplido la función socializadora de la comunicación (correlación), ya que se ha comunicado de los hechos a las diferentes partes de la sociedad y el entorno social. En las noticias de distintos periódicos, no se desvela ni la identidad del aún presunto agresor, ya que todavía no se le ha juzgado (sólo se han dado sus iniciales J.T.E), por supuesto tampoco se da el nombre de la menor. En ningún caso se ha especulado acerca de cual sería el tipo de información que la joven le facilitó al agresor, ni se ha hablado de su vida privada, ni de su familia, no se ha publicado ninguna fotografía de la joven. Entonces, en esta situación los medios de comunicación, también han cumplido la función de supervisión porque se ha mantenido la calma y el control respecto a la situación que rodeaba a la noticia, también ha estado presente la función de trasladar unos valores a los jóvenes. Por otro lado, los medios de comunicación tampoco han criticado o responsabilizado a las redes sociales, a la privacidad de éstas de los hechos, simplemente han nombrado la red social a través de la cual el agresor se puso en contacto con la víctima. Y aunque en parte las redes sociales tienen cierta responsabilidad de intentar que estos hechos no sucedan (mejorando la privacidad de los perfiles de los usuarios, etc.) no hubiera sido correcto que se hubiera culpado a Tuenti, ya que por parte de la víctima tendría que haber habido un mínimo de responsabilidad y no debería haber facilitado la información a una persona desconocida.

En definitiva, los medios de comunicación no han hecho un espectáculo de esta noticia, ni han creado una alarma social exagerada e innecesaria (a diferencia del caso por ejemplo de la desaparición de Marta del Castillo o de Madeleine Maccann), por tanto en lo que respecta a la actuación de los medios de comunicación en esta noticia en concreto no podemos destacar ninguna disfunción (ya que no han incumplido sus funciones). Además, podemos decir que han contribuido a la estabilidad del sistema, ya que han informado a la sociedad de forma correcta, y han advertido de ciertos peligros a la sociedad; en ningún momento el objetivo de los medios ha sido entretener (Wright añade la función del entretenimiento) a la sociedad con esta noticia, sino de todo lo contrario, hacerles sabedores de los hechos, manteniendo así informados a los ciudadanos, y creando una opinión pública en la sociedad sobre este caso.

Núria Molins

La sociedad actual nos marca unos cánones de belleza a seguir y nosotros los aceptamos y digerimos como normales, la filosofía del hedonismo es cada día más dominante, la sociedad, los medios… nos convencen de que tener un físico atractivo es uno de los valores más importantes para “triunfar en la vida” con lo que día a día ejercemos una violencia simbólica rechazandonos a nosotros mismos por no llegar a ese nivel de perfección. Con todo esto el negocio del culto al cuerpo  “hace su agosto” reforzando estos valores a un nivel extremo.

Un ejemplo del la reproducción del valor de culto al cuerpo en la web 2.0 son los servicios de dietas personalizadas ya sea en la web, como el plan especial K como en las redes sociales como es el caso de una acción de sanitas llamada “dieta saludable” que cuenta con el asesoramiento de un médico nutricionista, que contesta las dudas de los usuarios.

Si las nuevas ventajas que aporta Internet no eran suficientes para que este tipo de compañías invirtieran en la publicad online, tras la reciente ley general de comunicación audiovisual, que prohíbe los anuncios que promuevan el culto al cuerpo o el rechazo a la autoimangen en la tv entre las 6 y 22 h, la web se va a convertir en uno de los receptores de la inversión publicitaria que antes se destinaba a la tv de este tipo de productos y no olvidemos que es el tercer sector en inversión publicitaria por volumen de facturación con más de 500 millones de euros.

Un ejemplo que me gustaría destacar es la web www.missbimbo.com/ que es un juego de roll en el que las participantes crean un personaje y lo han de convertir en la chica más guay, popular, rica y guapa; para ello han de someter a su avatar a dietas, operaciones de cirugía estética… Como su propio nombre indica “miss Bimbo” los valores que promueve el juego son los de personas superficiales que sólo dan importancia a las cosas materiales y al físico. Pero el mayor problema es que la web esta dirigida a niñas entre 9 y 16 años cosa que ha creado una gran indignación entre asociaciones de padres y enfermos de anorexia.

Por último me gustaría destacar un ejemplo de cómo se ve reflejado todo esto en la sociedad relacionándolo con los jóvenes y las redes sociales, y lo voy a ilustrar con una frase que ha llegado a mis oídos en diversas ocasiones tras visitar el perfil algún chico “busca la foto sin camiseta, que todo el mundo tiene una”; “todo joven que se precie ha de tener una foto ligera de ropa, ya sea en bikini, sin camiseta, etc… en su perfil de tuenti o Facebook” [léase la ironía] y es aquí a donde quería llegar, al reflejo de la violencia simbólica en nuestro día a día con lo que me atrevo a deducir que cada día más las personas son valoradas por su físico dejando a un lado el resto de virtudes que pueda tener y de esta forma la persona queda reducida a un objeto material más, que se puede comprar o transformar “a gusto del consumidor”.

“Todo (…) contribuye ha hacer de la experiencia femenina del cuerpo el límite de la experiencia universal del cuerpo-para-otro, incesantemente expuesta a la objetividad operada por la mirada y el discurso de los otros” (Bourdieu, 2000:83)

“Cada uno se administra a sí mismo como una empresa, como una marca y entonces se vuelve cada vez más necesaria la mirada del otro para poder ser alguien. Necesitamos que nos vean. No tener alguien que nos confirme quienes somos, es un problema” (Paula Sibilia)